Aunque LeBron James solamente ha participado en dos de los siete encuentros de pretemporada de los Cavaliers, su concurso en el primer partido de liga no corre peligro.

David Blatt cortó ayer de raíz ciertos rumores que apuntaban que igual el alero no estaba listo para ese choque inicial ante los Bulls, y señaló  que “diría que absolutamente que él estará listo para el primer partido”.

James ha estado lidiando con molestias en su espalda en este período de preparación, por lo que los servicios médicos de los Cavs decidieron que lo mejor era reservarle y que pudiera estar al 100% para el martes de la semana que viene.

Se trata de los mismos dolores, provocados por una inflamación en la espalda, que ya le tuvieron fuera de las canchas durante dos semanas en la pasada campaña.