Eduardo Canela hizo historia este fin de semana al convertirse en el único dominicano en nadar 24 horas en aguas abiertas en el litoral de la playa Boca Chica. Luego de 15 horas, el físico dio paso a la mente en la batalla por no sucumbir.

“El principal reto de esta travesía fue dominar la parte mental cuando estaba avanzando en el nado. Luego de pasar 15 o 16 kilómetros tenía que enfocarme en no pensar en el cansancio”, explicó.

Canela ya se había convertido en el primer criollo que nada durante 24 horas de manera ininterrumpida en una piscina y también en el único atleta en cruzar a nado la Bahía de Samaná ida y vuelta.

“Tuve algunos inconvenientes al nivel físico en la primera parte del nado y tuve que poner mucho de mi cabeza para sobrepasar los obstáculos de dolor”, agregó. 

En problemas. Tuve algunos inconvenientes al nivel físico en la primera parte del nado y tuve que poner mucho de mi cabeza para sobrepasar los obstáculos de dolor”.

En problemas. Tuve algunos inconvenientes al nivel físico en la primera parte del nado y tuve que poner mucho de mi cabeza para sobrepasar los obstáculos de dolor”.

El nadador se propuso desafiar la resistencia en nado recorriendo un circuito de aproximadamente 1.8 kilómetros, repitiendo el trayecto desde las orillas de la playa Boca Chica, al litoral del Hotel Don Juan durante 24 horas seguidas.

Durante la travesía, Canela contó con equipos y vestimenta que lo protegieron de las condiciones naturales extremas a las que estuvo expuesto.

En 2013, Eduardo Canela realizó su primera travesía en solitario en aguas abiertas para convertirse en el primero y, hasta el momento, único nadador en cruzar la Bahía de Samaná ida y vuelta sin interrupción, 36 kilómetros recorridos en nueve horas 59 minutos, certificados y aprobados por Federación Dominicana de Natación (Fedona) como Récord Nacional.

Además, es el nadador con mayor cantidad de cruces a nado de esta bahía, con siete.

Canela dijo que esta hazaña es parte de su preparación física antes de asumir un gran desafío que aceptará en 2017. “Tenemos ya un reto para el próximo año. Es uno de los nados más largos del mundo y estaremos escribiendo el nombre del país con letras doradas. Nos estamos preparando arduamente para ese reto”, expuso.   

Para la preparación de este primer desafío de 24 horas en aguas abiertas, Canela hizo un 80 % de sus entrenamientos en piscina, tanto del Centro Olímpico Juan Pablo Duarte como de la Academia de Natación Stono, con una preparación de 10-12 sesiones de natación seis días a la semana, entre  23 y 26 horas aproximadamente.

En relación con la preparación física fuera del agua, Canela se ejercitó cuatro días a la semana en 809 Crossfit para fortalecer todo el cuerpo, con énfasis en la resistencia para poder aguantar largas horas de nado y evitar lesiones. También practicó yoga con la finalidad de lograr mayor y mejor flexibilidad para ser más ágil en el agua.

Canela cuenta con un equipo que le da apoyo en cada una de las aventuras que emprende, entre cuyos integrantes se encuentran Augusto García, entrenador y jefe de equipo, y el doctor Benjamín Payano, médico de cabecera y encargado de todo lo concerniente a su salud dentro y fuera del agua, así como de su nutrición; Richard Lueje, encargado de toda la parte logística fuera del agua, y Rafael Miranda, encargado de toda la logística en el agua y las rutas en cada uno de los nados.

Eduardo agradeció el apoyo y colaboración de los patrocinadores pues “sin ellos esto no hubiese sido posible”, dijo. “Uno siempre debe contar con un equipo y eso son ellos para mí. Así que gracias a Vitasalud, SportsLab, a Grupo Desde el Medio, a MG Relaciones Públicas, a la Fundación Reef Check, el Hotel Don Juan, a Marina Makey, TYR, 809 CrossFit y mi academia de siempre, Stono… Sin el apoyo de ustedes y por supuesto, el de mi familia, nadar por 24 horas ininterrumpidas, sería difícil”, resaltó Canela.