La República Dominicana contó con 15 jugadores dentro de los seleccionados al Juego de Estrellas de Grandes Ligas, entre ellos a los más adultos del grupo en Bartolo Colón y David Ortiz, con 43 y 40 años respectivamente, pero ninguno de estos dos resultó ser una sorpresa más agradable para el público quisqueyano, que la escogencia de Eduardo Núñez en el equipo de la Liga Americana.

Núñez inició la campaña con el rol de sustituto del cuadro interior con los Mellizos, una función que difícilmente le hubiera permitido estar en el Petco Park de San Diego, junto a las principales luminarias de las Grandes Ligas, situación que no era un secreto para el jugador de Minnesota.

“No esperaba al principio del año llegar tan lejos, especialmente llegando como jugador de utilidad, es un momento excitante para mí”, dijo Núñez en una entrevista a la cadena FSN antes de la celebración del partido de las estrellas.

El dominicano aprovechó al máximo las oportunidades de juego, tras las lesiones de jugadores llamados a ser titulares, principalmente la del torpedero Eduardo Escobar. Núñez no ha parado de batear en todo el año, acumulando promedio de bateo de .321 (sexto en la Americana), con 12 jonrones (tercero en su equipo) y 40 empujadas (segundo mejor en el equipo), además sus 22 robos de bases son el tercer mayor total en la liga.

Esta estadísticas son las mejores que ha colocado en su carrera de siete años en liga mayor, y son la principal razón por lo que estuvo entre los grandes en la fiesta de las estrellas de MLB.