Por segundos Juegos Olímpicos consecutivos, Estados Unidos se impuso en el medallero. Desde Atlanta 1996, los norteamericanos han dominado la clasificación general, sólo superados por los chinos cuando fueron locales en Beijing 2008.

Lo anterior no sorprende como sí lo hace el hecho de que Gran Bretaña haya sobrepasado a los orientales, desplazándolos del segundo puesto, algo que ni siquiera pudo conseguir como anfitrión en Londres 2012. La explicación es lógica: el haber organizado esa cita recién está dando frutos ahora.

También hay que considerar como factor para estos resultados la suspensión del atletismo ruso y de varios deportistas de ese país en otras disciplinas. Los eslavos remataron cuartos, tal como hace cuatro años, aunque con menos oros, platas y bronces.

Otro de los aspectos a destacar es la actuación de la delegación japonesa. En el evento británico ni siquiera pudieron meterse en el Top 10, al concluir en el 11º puesto. Pero ahora finalizaron sextos, en una clara muestra de que dentro de cuatro años, en Tokio 2020, darán que hablar cuando compitan en casa.

¿El local? Brasil, 13º, escaló nueve casilleros respecto al certamen desarrollado en el Reino Unido, confirmando su dominio en el concierto sudamericano, donde Colombia, 23º, sigue pisando fuerte, tras superar por segunda vez seguida a Argentina, 27º.