El púgil inglés Tyson Fury, quien renunció a sus títulos mundiales de los pesos pesados y fue despojado de su licencia por cuestiones “médicas y de antidopaje”, dijo que está harto de la vida ante la situación que enfrenta.

“He hecho muchas cosas en mi vida. He tomado mucha cocaína. Mucha”, admitió, Fury.

“¿Por qué no tomar cocaína? Es mi vida ¿no? Hago lo que quiero. Sí, he tomado. Mucha gente toma”.
“No me entreno más. Estoy deprimido, estoy harto de la vida. La cocaína, es algo pequeño en comparación con el hecho de no querer vivir”, añadió el despojado campeón de 28 años.

“Estoy en las últimas. No puedo soportarlo más. Estoy en el hospital en este momento. Veo a psiquiatras. Dicen que soy bipolar. Soy maniaco-depresivo”, contó Fury, este jueves.

“Honestamente, no sé si voy a terminar el año. Espero solo que alguien me mate, ante de que yo mismo me mate”, finalizó.