Ya todos los seguidores del béisbol saben quién es el dominicano Gary Sánchez, la sensación de los Yankees que ha comenzado su carrera de Grandes Ligas pegando 11 jonrones en sus primeros 23 partidos, el más rápido en la historia. (La verdad es que los 11 bambinazos llegaron en un trecho de apenas 15 juegos, porque el quisqueyano no se voló la cerca en sus primeros siete compromisos). Pero por toda la merecida atención que haya recibido por lo hecho en la caja de bateo, también debemos echarle un vistazo a lo que ha hecho Sánchez detrás del plato.

La mayoría sabía que Sánchez podía realizar tiros fuertes; de hecho, casi todas las evaluaciones de los escuchas lo señalaban. Por ejemplo, MLBPipeline.com indicó que "dos herramientas sobresalían: un gran poder innato y un brazo bastante fuerte". Ahora que hemos tenido algunas semanas de Sánchez en la Gran Carpa y frente a las cámaras de Statcast™, podemos confirmar que el novato ha superado las expectativas.

Vale la pena tomar en cuenta los siguiente: Pese a ser el catcher titular en 15 partidos (ha fungido varias veces como bateador designado), Sánchez comparte el tercer lugar por el tiro más fuerte este año desde la receptoría -- además de contar con tres disparos entre los primeros siete y cinco entre los primeros 10.

Los tiros más rápidos hacia la segunda base en intento de robo, receptores, 2016
1. 89.3 mph -- Christian Bethancourt, 22 de agosto
2. 88.3 mph -- Bethancourt, 20 de julio
3. (empate) 87.8 mph -- Sánchez, 5 de agosto / Sánchez, 27 de agosto / Cameron Rupp, 2 de junio
6. (empate) 87.4 mph -- Sánchez, 24 de agosto / Martín Maldonado, 14 de abril
8. (empate) 87.2 mph -- Sánchez, 11 de agosto / Bethancourt, 23 de julio
10. 87.0 mph -- Sánchez, 22 de agosto
Promedio de G.L.: 79.1 mph

Hasta ahora, Sánchez ha retirado a siete de 12 corredores en intento de robo, que se puede comparar con Nick Hundley de los Rockies, quien también ha retirado a seis corredores, pero en 53 intentos. En lo que es obviamente una pequeña muestra, el 58% de éxito es el mejor de los 82 receptores con al menos un total de cinco intentos de robo en contra, incluyendo todas las bases.

Lo interesante es que ese brazo fuerte ayuda a ocultar un tiempo de intercambio del guante a la mano inferior al promedio. Observando de nuevo la misma lista de 70 receptores con cinco intentos hacia la segunda base, el tiempo de intercambio de Sánchez es de .78 que lo coloca de 54to, un poco inferior al promedio de Grandes Ligas de .74. (El mejor es David Ross de los Cachorros con .64 segundo y asciende en fracciones hasta llegar a Devin Mesoraco, quien no estuvo en salud esta temporada y tuvo un tiempo de .86 segundo).

Aunque sea una pequeña muestra, esta clase de fuerza en el brazo es evidente. Con toda la atención que ha acaparado sus hazañas con el bate, todos saben que Sánchez no bateará .398 en un futuro cercano. Sin embargo, nadie puede negar la fuerza de su brazo. Eso se esperaba antes de que ascendiera. Ahora es algo muy claro. También podemos tener por seguro que los corredores oponentes se han dado cuenta de eso.