El toletero cubano Yoanis Céspedes, fue de alguna manera, el símbolo de la derrota de los Mets de Nueva York en la Serie Mundial ante los Reales de Kansas City, al sufrir también una lesión, pero la experiencia de jugar el "Clásico de Otoño" le mereció la pena.

Céspedes le tocó abandonar el quinto juego después de recibir en la rodilla izquierda el impacto de una bola de foul bateada por él mismo.

Se estaba en el cierre de la sexta entrada, bateaba Céspedes con las bases llenas sin outs y con el conteo de 0-1, el guardabosque hizo un contacto sólido ante un sínker del abridor de los Reales, el dominicano Edinson Vólquez. La bola golpeó a Céspedes en la rodilla izquierda, lo que provocó que el jugador cayera al suelo claramente afectado por el dolor.

Aunque el cubano completó el turno -terminó fallando con elevado al campo corto- llegó a la cueva de los Mets cojeando, bajó al camerino y fue sustituido en el jardín central a partir del séptimo episodio por el dominicano Juan Lagares.

Así terminó la temporada de Céspedes -gran parte de los éxitos de los Mets desde agosto- el mismo día en que concluyó la campaña de Nueva York con una derrota ante los Reales, que se coronaron campeones en el Citi Field la madrugada del lunes.

"Ahora mismo me duele mucho. Está hinchada", admitió Céspedes después del partido. "Pero el médico me dio la buena noticia de que no es fractura y que voy a estar bien en varios días".

Desde su llegada a los Mets el 31 de julio en un cambio con los Tigres de Detroit, Céspedes fue una de las bujías de una ofensiva de Nueva York que cobró vida en la recta final de la temporada regular.

En 57 partidos con los Metropolitanos entre agosto y septiembre, "La Potencia" conectó 17 jonrones, empujó 44 carreras y registró OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .942.

"La verdad, disfruté mucho este equipo, por los compañeros y la organización", comentó Céspedes, quien bateó .222 en la postemporada al verse afectado por una molestia en la mano izquierda y luego una lesión en el hombro izquierdo. "Todas las derrotas son malas. Pero a pesar de todo, lo que tenemos que tener claro es que tuvimos un buen año".

Ahora a Céspedes le queda recuperarse de sus lesiones y abarcar la agencia libre, ya que se vence su contrato de cuatro años y 36 millones que firmó con los Atléticos antes de la temporada del 2012.

"No voy a pensar en eso", señaló Céspedes. "Voy a recuperarme, voy a irme un mes de vacaciones y a prepararme para el año que viene".

Céspedes admitió que conseguir el título de la Serie Mundial es el sueño de cualquier pelotero, pero que haberla disputado ya como profesional es una experiencia muy positiva que le va a ayudar muchísimo de cara al futuro.

"Es normal que en los próximos días se piense y se sienta que pudiste hacer algo más, pero es normal cuando caes derrotado, luego poco a poco la frustración de la derrota va desapareciendo y la reflexión te hacer quedarte con todo lo positivo que has vivido y que en mi caso ha sido muchísimo", agregó Céspedes, de 30 años, que al margen del equipo con el que juegue la próxima temporada lo que si tiene asegurado es un contrato multimillonario.