Si el fin de semana se molestó por ser reemplazado, su ánimo no mejoró ahora que comenzó una nueva semana. Un balonazo del colombiano terminó por colmarle la paciencia.