El mundo del deporte del béisbol vivió otro jornada histórica la pasada noche con la vuelta de la competición del "Clásico de Otoño" al legendario Wrigley Field y antes de las acciones también se celebró la entrega del Premio Roberto Clemente que lo ganó el jardinero Curtis Granderson de los Mets de Nueva York.

El Premio Roberto Clemente, establecido en memoria del legendario expelotero puertorriqueño, se le otorga cada año al jugador que mejor representa el béisbol de Grandes Ligas con su carácter, compromiso con la comunidad, filantropía y otros aportes dentro y fuera del terreno de juego.

El nuevo ganador del premio, mediante su fundación caritativa Grand Kids Foundation, Granderson ayuda a fomentar el béisbol y la disciplina general entre la juventud de Chicago, la ciudad donde se crió, y otras áreas urbanas de los Estados Unidos.

Con una donación de 5 millones de dólares, el guardabosque también ayudó a construir un complejo de béisbol en la Universidad de Illinois en Chicago, donde estudió y jugó béisbol en la NCAA.

Desde 1973, el Premio Roberto Clemente ha llevado el nombre del Salón de la Fama puertorriqueño, quien falleció en diciembre del 1972 cuando cayó al mar el avión en el que les llevaba provisiones a los damnificados de un terremoto que se registró en Nicaragua y que dejo miles de muertos.

Granderson, quien tuvo promedio de .237 con 30 jonrones y 59 impulsadas por Nueva York en el 2016, es el cuarto jugador de los Mets reconocido con el Premio Roberto Clemente.

Al Leiter, el boricua Carlos Delgado y el fallecido Gary Carter también recibieron el premio como integrantes de la novena del Queens que milita en la Liga Nacional.

"Es un honor único el recibir el premio Roberto Clemente y poder ayudar a tantos niños que lo necesitan", declaró Granderson. "Seguir el ejemplo de personas como Roberto Clemente es lo que hace que el deporte y la sociedad sean cada vez mejor".