Dicen que el karma tarde o temprano llega y así le pasó a Brasil. Tuvieron que pasar once años para que el Scratch pague por aquel gol de Tulio que les permitió avanzar a la semifinal de la Copa América 1995 y eliminar a Argentina en cuartos de final.

Muchos recuerdan a la perfección aquella jornada en Uruguay y seguramente en Argentina no les deja de dar vueltas el día que los eliminó su archirrival. Es que luego de caer por 3 a 0 ante Estados Unidos en  la última fecha de su grupo, los trasandinos se vieron obligados a enfrentar al Scratch en cuartos de final y pese a que no habían tenido un buen rendimiento, le estaban haciendo pelea en la fase de los ocho mejores.

El equipo de Daniel Passarella vencía por 2 a 1 y lograba aguantar el resultado con un hombre menos, luego de la expulsión de Leonardo Astrada. Pero en los minutos finales del partido, vino un centro al área y Tulio bajó descaradamente el balón con la mano para acomodarla y fusilar el arco argentino para el 2 a 2. Los reclamos de Argentina al árbitro peruano Alberto Tejada de poco sirivieron y el gol fue convalidado, lo que obligó a definir todo en penales y el Scratch pasaría tras vencer por 4 a 2

Once años después, el karma le pegó a Brasil y pagó caro la mano de Tulio, cayendo en su propia medicina y siendo eliminados tras el polémico tanto convertido por Raúl Ruidíaz.