Estados Unidos y Colombia abrirán esta noche la Copa América Centenario de fútbol en el Levi’s Stadium de Santa Clara en un encuentro vital para las aspiraciones de ambos equipos de avanzar en el torneo.

Tanto los locales como los colombianos atraviesan un momento similar, con un recambio de futbolistas que abre esperanzas, pero que a la vez genera algunos interrogantes.

“Este es el torneo más importante para Estados Unidos desde el Mundial 1994”, aseguró el alemán Jürgen Klinsmann, entrenador del conjunto anfitrión en el torneo que celebra los 100 años de la Conmebol.

Después de una fase complicada en las eliminatorias para el Mundial de Rusia 2018, saldada con una clasificación para el hexagonal final en la última jornada, Estados Unidos necesita dar un salto de calidad si pretende superar la primera fase en el complicado Grupo A, en el que también figuran Paraguay y Costa Rica, que se medirán el sábado en Orlando.

Para ello, Klinsmann pretende imponer un cambio de sistema de juego, con tres delanteros y tres medios, en lugar del tradicional 4-4-2 que utilizaba. “Es una posibilidad de la que sacamos ventaja, pero no hay una formación fija. El fútbol moderno es un juego fluido en el que todos defienden y todos se suman al ataque”, destacó el exinternacional alemán.

Enfrente estará Colombia, que busca recuperar el rendimiento que le valió llegar a los cuartos de final del Mundial de Brasil 2014. Para ello, el técnico José Pekerman intentó inyectarle sangre nueva al plantel.
Viejos referentes como Radamel Falcao, Teófilo Gutiérrez, Camilo Zúñiga o Pablo Armero le dieron paso a nombres nuevos como Edwin Cardona, del Monterrey de México, Roger Martínez, del Racing Club en Argentina, o Marlos Moreno, del Atlético Nacional de Medellín.

De esa manera, el líder del plantel pasó a ser James Rodríguez, secundado por Juan Guillermo Cuadrado y Cristian Zapata.

“Ahora tenemos un equipo joven”, aseguró Pekerman tras el último ensayo, saldado con victoria 3-1 sobre Haití.

“Es un equipo con hambre de gloria, con ganas de hacer las cosas bien y de mostrarse, pero en ese proceso estamos conscientes de que hay que ser equilibrados para que todo salga de la mejor manera”, destacó el técnico argentino que conduce a Colombia desde hace tres años.

Pekerman y Klinsmann son dos viejos conocidos, ya que se enfrentaron en la Copa Confederaciones de 2005 y en el Mundial de 2006, cuando ambos dirigían a sus respectivos países.

“En los últimos años, José llevó a este equipo a otro nivel, no es una sorpresa que sean cuartos en el mundo en este momento”, destacó Klinsmann en un entrevista con la filial colombiana del diario “As”.

“Respetamos a su equipo, está lleno de calidad. Si miramos jugador por jugador y en qué equipos compiten, debemos admitir que para nosotros esta es una gran prueba”, añadió el seleccionador de EE.UU.