El debut del pelotero Carlos Correa en las Grandes Ligas de Béisbol con los Astros de Houston y su designación como Novato del Año en la Liga Americana fueron las noticias más destacadas en el ámbito del deporte puertorriqueño durante el año que está a punto de acabar.

El campocorto de los Astros de Houston se ha convertido en todo un héroe local por su gesta en su debutante temporada, en la que terminó bateando .279, con 22 cuadrangulares, 68 impulsadas, 14 estafadas, 52 anotadas y una estelar defensa en 99 partidos.

Así, dominó en las votaciones por el premio del Novato del Año sobre su compatriota y también campocorto de los Indios de Cleveland Francisco Lindor, quien para muchos se merecía obtener el galardón por la excelente temporada que ha tenido.

Y es que el béisbol puertorriqueño está de moda. La Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente de Puerto Rico celebró por primera vez en su historia de más de 70 años partidos en EE.UU. después de que a finales de noviembre los Cangrejeros de Santurce y los Indios de Mayagüez jugaran una serie de tres partidos en Orlando, Florida.

Igualmente, una selección puertorriqueña participó en la primera edición del torneo mundialista Premier 12, que se jugó en noviembre en Taiwán y Japón, donde participaron los mejores doce equipos del mundo según la clasificación de la Federación Internacional de Béisbol.

Otro deporte en que el ha brillado la estrella boricua durante 2015 ha sido el tenis de mesa, gracias a la gesta de Adriana Díaz, quien con 14 años se posicionó como la mejor de Latinoamérica en el escalafón mundial de la Federación Internacional de Tenis de Mesa.

En cambio, en baloncesto y el boxeo -junto al béisbol los deportes más populares en Puerto Rico- se cierra el año con un sabor agridulce.

El deporte del aro y la canasta arrancó el año muy activo, cuando en marzo pasado el presidente de la Federación de Baloncesto de Puerto Rico, Carlos Beltrán, presentó al estadounidense Rick Pitino como el nuevo piloto de la selección isleña de cara a los Juegos Panamericanos de Toronto en julio y el posterior Torneo Preolímpico de las Américas en México en septiembre.

En los Panamericanos Puerto Rico culminó en sexta posición y en el Preolímpico terminó quinto, lo que fue muy criticado por la afición, que achacó estos resultados a la decisión de Pitino de no incluir en las convocatorias al estelar base Carlos Arroyo, que firmó con el Barcelona Lassa.

También fue muy criticada la decisión de Beltrán de no permitir a Carla Cortijo unirse al Atlanta Dream de la WNBA -principal Liga de baloncesto femenino en los EE.UU.- donde fue reclutada días antes de que en agosto se celebrara el campeonato FIBA Américas femenino en Canadá. Finalmente el presidente de la Federación rectificó.

En el boxeo, los púgiles Román 'Rocky' Martínez y la promesa Félix Verdejo fueron las cartas ganadoras de este año, aunque no así el ya veterano Miguel Cotto.

Martínez se coronó en abril como campeón súper pluma de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) al vencer en su tierra por decisión unánime al mexicano Orlando Salido. El azteca no quedó convencido y reclamó una revancha en septiembre que también perdió.

Dos semanas más tarde Verdejo se hizo con el título vacante ligero de la OMB ante el mexicano Marco Antonio López. Casi dos meses más tarde lo defendió exitosamente al derrotar por decisión unánime a Iván Nájera.

Cotto defendió en junio con éxito la faja mediana de la OMB contra Daniel Gaele, pero la perdió a finales de noviembre frente al mexicano Saúl 'Canelo' Álvarez.

Tampoco hubo grandes alegrías en otros deportes, de forma que en los Juegos Panamericanos de Toronto la delegación puertorriqueña tuvo uno de sus peores actuaciones, al lograr 15 medallas (apenas una de oro y una de plata), la cifra más baja desde Winnipeg 1999.