El mocano Pedro López se reportó desde el primer día a los entrenamientos de los Leones del Escogido de cara a la campaña 2016-17 irradiando una calma y amabilidad únicas.

Luego de un espectacular final de temporada el año pasado, López se mantiene con la misma actitud positiva y enfocado ahora a la nueva meta de retener el título invernal. “Estamos aquí como siempre dando el ciento por ciento al equipo en lo que me necesite”, manifestó con una enorme sonrisa al terminar una sesión de prácticas de los campeones nacionales en las instalaciones veraniegas de los Diamondbacks en el complejo Baseball City.

López fue la gran revelación durante los playoffs de la temporada pasada y con su defensa y bateo oportuno los Leones lograron derrotar a los Tigres del Licey en seis partidos de la serie final para alzarse con su corona número 16.

El veterano torpedero de 32 años revela que la clave de su éxito reciente ha sido mantenerse positivo y esperar su oportunidad en la vida.

“El tiempo de Dios es perfecto. Yo siempre me mantuve positivo y oraba mucho, y decía que el día que me dieran la oportunidad iba a tratar de dar lo mejor de mí. Fue Dios el que obró en mí grandemente”, expresó regocijado. López bateó para .350 con cuatro vueltas remolcadas y cuatro anotadas en seis partidos de la final.