Los Toros del Este no han tenido el mejor inicio de temporada en la Liga Dominicana de Béisbol y ocupan el último lugar en la tabla de posiciones del torneo, pero la realidad es que en lo que va del mes de noviembre, su picheo ha respondido a la altura de lo esperado.

En el torneo los Toros tienen marca de 5-12 en 17 partidos y en el mes de noviembre hasta este jueves acumulaban récord de 3-5, registro que no muestra el buen trabajo que han venido realizando sus abridores en estos ocho juegos.

En siete de los ocho compromisos que los Toros han disputado en este tramo del campeonato, su picheo ha permitido tres carreras o menos, incluyendo dos blanqueadas, ambas en victorias ante los Tigres del Licey.

El único encuentro en el que fueron castigados con más de tres carreras fue en la derrota 6-1 ante las Águilas Cibaeñas. En ese partido el abridor Nick Martínez, permitió dos carreras en 4.1 entradas, para una de dos salidas pobres de sus iniciadores.

En las tres victorias que han logrado en el mes, la labor monticular de sus abridores ha sido casi impecable.

En el primer juego de este mes derrotaron a Licey 4-0. El pitcher ganador fue Raúl Valdez, quien  lanzó  cinco episodios en blanco de cinco hits, sin bases por bolas, y ponchó a un bateador.

El segundo triunfo llegó por el desempeño de Paolo Espino, que lanzó cinco entradas y un tercio, de cuatro hits, con una carrera permitida, una transferencia y seis ponches.

Su victoria más reciente fue por blanqueada 5-0 sobre los Tigres, con un gran trabajo monticular de Nick Martínez, quien tiró seis entradas en blanco de cuatro hits, dos bases por bolas y cuatro ponches, antes de dar paso al bullpen.

En estos tres éxitos el picheo de los Toros solo permitió una carrera en 27 episodios. En cuanto a los restantes encuentros, solo en dos oportunidades su lanzador abridor no cubrió al menos cinco entradas y en ninguna de esas dos ocasiones el picheo permitió más de dos carreras antes del quinto capítulo.

La labor de este cuerpo de lanzadores en los ocho partidos de noviembre (excepto la derrota ante las Águilas) ha sido magnífica, al punto que cuatro de sus cinco derrotas han sido por desventajas de dos o menos carreras, lo que deja evidenciado la falta de ofensiva que han mostrado sus bateadores.