El Gefle no pasa su mejor momento en la Liga de Suecia. 12 partidos sin ganar tenían desencantados a sus fanáticos, pero hubo uno que no los abandonó.