Cuando el pasado sábado, en el Thomas and Mark Center de Las Vegas, Becky Hammon tomó una pizarra y dibujó la táctica a seguir rodeada de los jugadores de los San Antonio Spurs, se hizo historia en la NBA.

Hammon, de 38 años, se convirtió hace un año en la primera mujer en ser asistente de un equipo de la NBA de tiempo completo, pero este 11 de julio fue la primera entrenadora en jefe (head coach) de un club de baloncesto profesional.

En su segundo año como parte del club, la exjugadora de básquetbol estuvo al frente de un partido de los Spurs en la Liga de verano de Las Vegas, en el que San Antonio cayó 78-73 ante los New York Knicks.

“Estoy aprendiendo muchas cosas, sobre todo cómo manejar al equipo, cómo hablar con los chicos. Me siento como una flor que está echando fuertes raíces, pero que aún está lejos de florecer”, confesó Hammon al final del duelo.

En el pasado, otras mujeres como Nancy Lieberman (Sacramento Kings) y Lindsey Harding (Toronto Raptors), fueron parte del cuerpo técnico de un equipo de la NBA, pero ninguna de ellas como entrenadora en jefe, lo que sí logró Hammon.