Emilio Bonifacio se integró a los Tigres del Licey dispuesto a jugar en la segunda base o en los jardines y por el resto de la temporada 2015-16 del béisbol invernal dominicano.

“Soy un jugador del equipo y siempre que Lino (Rivera) quiera moverme de posición, él sabe que no hay problemas”, dijo el jugador de veloces piernas en referencia al dirigente del conjunto bengalí.
Aseguró que va con los felinos por todo el resto de la temporada, hasta la Serie del Caribe, si el equipo logra el campeonato.

“Me tardé un poquito para entrar, porque estaba resolviendo unos asuntos familiares y no quería entrar para (luego) perderme juegos. Por eso me tomé un poquito más de tiempo para ir con el equipo, si Dios quiere, hasta la Serie del Caribe”. Admitió que al momento de integrarse al conjunto azul se le nota en buen estado físico, sobre todo, más delgado en la parte del abdomen.
“Claro que sí. Como tuve más tiempo de prepararme, me dio la oportunidad de trabajar mejor”, expresó Bonifacio en la Antesala de radio de la cadena Tigres del Licey.

Rosario coach de pitcheo de los Tigres


El exlanzador de origen puertorriqueño David Rosario es el nuevo coach de pitcheo de los Tigres del Licey, anunció el gerente general Manny Acta.

Rosario ocupa el puesto que debió ejercer el también borinqueño Ricky Bones, quien fuera anunciado desde antes de iniciar la campaña 2015-16, pero nunca lo ejerció por sus labores en Grandes Ligas con los Mets de Nueva York, que disputaron la Serie Mundial contra los campeones Reales de Kansas City.

Nacido en Nueva York, Rosario fue un lanzador relevista que laboró por 15 años en ligas menores y quien se desempeña desde hace once en el sitema de fincas de los Cachorros de Chicago.

Rosario aseguró que cuando Lino Rivera acordó con Manny Acta dirigir al conjunto azul, aquel lo contactó para que fuera su coach de pitcheo, pero ya tenía compromisos establecidos y fue cuando se recurrió a Bones.