Luego del despido de Sam Allardyce, ahora fue el asistente del Barnsley el que cayó por aceptar cinco dólares para posicionar jugadores en su club.