Todos los aspectos positivos que implica la práctica deportiva están encerrados en una efectiva política de iniciación. Porque los niños son esponjas dispuestas para absorber todo lo que el entorno les ofrece, el deporte en la temprana edad es forjador de hábitos para toda la vida.

Esos hábitos positivos comienzan con entender que se gana y se pierde, que se debe trabajar y luchar para lograr lo que se quiere, que las reglas deben respetarse y que los rivales lo son solo durante la competencia.

En los aspectos de salud, es conocido que una vida de actividad deportiva retrasa el deterioro natural del cuerpo. Es decir, en la iniciación se trabaja para el futuro, para el resto de la vida.

El tema lo puso el ministro de deportes Danilo Díaz durante una reunión con la Federación Dominicana de Baloncesto, la misma que está ubicando a sus equipos de categorías menores en los grandes escenarios del mundo.

Desde enero, comenzará un plan de trabajo en la iniciación y la escuela debe ser la base de dicho plan. Por eso cobra importancia la formación de educadores físicos.

Existen entrenadores y federaciones que ya entendieron el valor de la iniciación y ejecutan programas interesantes en ese sentido.

Mi foco de iniciación favorito es la escuela de atletismo que dirige Sobeida Uribe cada tarde en la pista de calentamiento del Centro Olímpico. Judo, taekwondo, karate, pesas, voleibol femenino, tenis de mesa, tenis de campo y gimnasia tienen escuelas importantes que he podido conocer en la realización de Tour Deportivo TV.

Se debe exigir que todas las federaciones hagan un trabajo de iniciación. Realizar torneos con fines de lucro no es trabajar a favor de una disciplina, para que el ministro Díaz no se deje confundir por embaucadores que trabajan en fotos de redes sociales y no tienen influencia sobre lo que sucede en su deporte.

Estamos en días de buenas intenciones que luego hay que hacer realidad. Se puede si se quiere