Si fuera por Edwin Encarnación, el bateador designado de los Azulejos seguiría con el equipo de Toronto más allá de esta temporada. El dominicano se convertirá en agente libre a partir de noviembre.

"Me encantaría quedarme aquí, pero no sé. Vamos a ver qué pasa después de la temporada", dijo Encarnación. "Sí, me gustaría seguir en Toronto, pero ahora mismo no estoy pensando en eso".

Como si fuera para enfatizar el punto, Encarnación dio un enorme cuadrangular al segundo piso del Yankee Stadium el martes, su 37mo jonrón de la campaña. Más adelante, el veterano empujó con un sencillo su carrera 112 del 2016, líder de la Liga Americana.

Encarnación no es el único agente libre pendiente en las filas de los Azulejos. Hay un total de 10, incluyendo nombres como el dominicano José Bautista, R.A. Dickey, Michael Saunders y Brett Cecil.

Bautista tiene 35 años y Encarnación 33. Dickey cumplirá los 42 el 29 de octubre.

Entonces, a Toronto le urge terminar de asegurar su segundo título divisional en forma consecutiva y llegar tan lejos en la postemporada como le permitirán sus poderosos bates.

Definitivamente, se le cierra la ventana de posibilidades para ganar.

"Llegando a la temporada, todo el mundo sabía que había posibilidades de que muchos de estos muchachos se fueran", dijo el manager de los Azulejos, John Gibbons. "Entonces, ése fue el enfoque. Nunca sabes quién puede volver y quién puede firmar con otro equipo. Creo que así se ha visto, sin saber qué deparará el futuro".

En un sentido, fue por eso que el año pasado el entonces gerente general Alex Anthopoulos agregó a Josh Donaldson, Troy Tulowitzki y David Price vía cambios. En la recta final del 2015, Toronto tuvo marca de 47-20 para superar a los Yankees en la lucha por el título del Este de la Americana.

Al final, el equipo canadiense cayó en la Serie de Campeonato de la Liga Americana ante los Reales.

La última vez que Toronto participó en una Serie Mundial fue 1993, cuando ganó el segundo de dos títulos seguidos.

En el 2016, los Azulejos se encuentran en una lucha férrea en el Este con los Medias Rojas y los Orioles. Hasta los Yankees se han acercado a 4.5 juegos de la cima.

Con eso en mente, lo que pueda ocurrir después de la campaña no está entre los pensamientos de los jugadores de Toronto.

"No podemos pensar en eso ahora mismo, porque queremos ganar", dijo Encarnación. "Para eso estamos aquí. Queremos ganar. Vamos a ver qué pasa. Ahora mismo estamos en el primer lugar. Faltan muchos juegos y es una división fuerte. Va a ser difícil, pero sé que podemos hacerlo".

Ahora lo diferente es que los Azulejos no cuentan con Price. Anthopoulos, quien decidió irse del equipo cuando Mark Shapiro tomó las riendas de la presidencia del club, sabía que Price era un lanzador "rentado" cuando adquirió al zurdo en la fecha límite de cambios del 2015. Price firmó por US$217 millones con Boston durante el invierno.

Con una nómina de US$137 millones esta temporada, Toronto no es de los equipos que puedan otorgar esa clase de contratos. Y quizás no lleguen a volver a firmar a Encarnación ni a Bautista.

Gibbons habla como alguien consciente de esa realidad.

"Todos estaban aquí cuando yo volví", dijo el capataz, quien empezó hace tres años su segundo mandato en la cueva de los Azulejos. "Han hecho cosas grandes por la organización, pero hay pocas oportunidades de ser agente libre. Sé que ellos ya quieren ver eso.

"Uno llega a conocer bien a estos muchachos, pero a la vez sabe que es un negocio y la mayoría se va de una manera u otra. Es raro cuando las cosas se quedan intactas".