De espalda y contra la pared, el equipo nacional de voleibol femenino, mejor conocido como “Las Reinas del Caribe”, se aferra a su calidad para sobreponerse al mal inicio en el Campeonato Clasificatorio Mundial.

El conjunto ha perdido sus tres encuentros pero mostró mejoría ante Italia con tres cerrados parciales; sin embargo, el rival era más difícil que los dos primeros: Thailandia, que venció a las dominicanas 3 sets a 1, y Perú, que se impuso con un sorpresivo 3-0.

Al parecer, la falta de fogueos que había advertido el dirigente Marcos Kwiek ha afectado el tren de juego de las criollas, erráticas e inestable en la justa. Con rivales complicados pendientes, especialmente Japón y Korea, Dominicana necesita llegar a su máximo nivel para enracharse y darse alguna oportunidad.

El rival de este día fue Holanda (el juego estaba pautado para iniciar a las 2:40 de la madrugada, hora dominicana). Contando este, el equipo dominicano tenía cuatro juegos pendientes y el chance para lograr uno de los cuatro cupos del evento sigue abierto. Al menos uno de los cupos para Río 2016 será para un país de Asia. La próxima madrugada, la justa descansa y el próximo compromiso de las reinas es el viernes a las 6:00 de la mañana contra Japón, para luegomedirse a Kazastán, el sábado, y el domingo a Corea.       

Otro factor a tomar en cuenta es el posible cansansio de varias de las principales jugadores dominicanas, ya que terminaron sus respectivas ligas profesionales recientemente. Este tema también fue advertido por Kwiek antes de viajar y hasta expresó su temor a la presencia de lesiones. Mientras tanto, esperemos por un rebase que sería histórico.