Al lanzador cubano de los Marlins de Miami José Fernández, quien murió en un accidente en un bote el mes pasado, le encontraron en su sangre cocaína y alcohol, este último en una cantidad por la que legalmente se le puede considerar ebrio.

Lo anterior proviene de informes de la autopsia y de toxicología del Departamento del Médico Forense del Condado Miami-Dade, que indican que además de la cocaína le fueron detectadas otras sustancias, pero no especifica cuáles.

Los mismos estudios indican que Fernández, de 24 años de edad, tenía en la sangre un contenido de alcohol de 0.147, casi el doble del límite legal, cuando un bote en el que paseaba junto con  con otras dos personas, chocó contra un muelle en las playas de Miami.
En el accidente, el pasado 25 de septiembre, las otras dos personas a bordo, Emilio Jesús Macías, de 27 años, y Eduardo Rivero, de 25, también murieron.

Ninguno de ellos estaba legalmente ebrio, pero sí encontraron cocaína en el sistema de Rivero.
Los cuerpos presentaban un fuerte olor a alcohol cuando fueron recuperados por buzos y los investigadores encontraron pruebas de que el barco iba a alta velocidad cuando chocó.