Cuando el lanzador abridor de un juego tan importante como el primero de la Serie Divisional tiene que echar el resto para salir de muchas situaciones de apuro en cinco episodios con tantos como 101 envíos, es necesario que el cuerpo de relevo saque la cara por el equipo para mantener una ventaja mínima.

Precisamente, el trabajo del cuerpo de relevo de Dave Roberts desarrolló muy bien esa tarea y fue una de las clave para el triunfo por 4-3 el viernes por la noche que pone a los Dodgers de Los Angeles arriba 1-0 de los Nacionales de Washington en una de las Series Divisionales de la Liga Nacional.

Cuatro brazos se unieron para dejar en un solo hit a los Nacionales en los cuatro capítulos finales, con el dominicano Pedro Báez conteniendo al adversario por una entrada y el curazoleño Kenley Jansen sacando con ponches tres de los cinco outs que retiró para sellar con broche de oro el triunfo de Kershaw.

"Estaba peparándome para entrar en cualquier tipo de situación", reveló Báez, de Baní, República Dominicana. "Nuestro bullpen ha hecho un tremendo trabajo. Estamos jugando todos en conjunto, ponemos el máximo esfuerzo para que el equipo pueda ganar. Nos damos ánimo los unos a los otros".

Báez tuvo palabras de admiración para la faena de un episodio y dos tercios de Jansen, que incluyó tener que perdurar un turno de bateo propio con las bases llenas en la parte alta del noveno episodio.

"Fue un inning [el noveno] un poquito largo para él, pienso que se sobregiró un poco con sus lanzamientos [hizo 27 en total en un inning y dos tercios], pero gracias a Dios las cosas salieron bien", analizó Báez.

Por su parte, Jansen, nacido en Willemstad, Curazao, elogió la faena de Kershaw, por quien crece cada día más su admiración aunque el zurdo estelar de los Dodgers solamente trabajó cinco entradas en el primer partido de la serie.

"Yo sé que él es el mejor pitcher en las Grandes Ligas, es un tipo competitivo, quiere ganar todos los juegos", expresó Jansen en nuestro idioma. "En este juego participan 25 peloteros, no sólo uno. El bullpen hizo bien su trabajo, como lo ha hecho en los años recientes".

No es la primera vez que Jansen cumple muy bien su trabajo en la postemporada. De hecho, el del viernes fue su sexto rescate en los Play-Offs. Sus 1.2 episodios constituyen su faena más larga en la postemporada y su quinta aparición seguida en los Play-Offs en los que no permite carrera alguna.

Jansen esbozó una amplia sonrisa cuando se le preguntó por el turno que consumió con tres hombres en base en el comienzo del noveno episodio frente a Mark Melancon, estelar cerrador de los Nacionales. No salió airoso, pero lo disfrutó mucho.

"No hice el trabajo allí [con el bate], pensaba en que tenía que sacar los últimos tres outs", expresó Jansen, un otrora receptor. "Me sentí bien en el plato, fue una buena oportunidad. Me ponché, pero fue una experiencia bien bonita".

Entretanto, el receptor cubano Yasmani Grandal fue una pieza clave en la victoria, no solamente trabajando en conjunto con su abridor en una noche en la que Kershaw se esforzó para evitar daños mayores cuando obviamente no tenía consigo lo mejor de su repertorio, sino conectando dos de los ocho hits de su equipo y sacando un corredor [Daniel Murphy] que intentaba robar la segunda base con el juego por una carrera de diferencia.

"Lo grande de su esfuerzo es que nos mantuvo en el juego, sacó los outs cuando era necesario", especificó el catcher de los Dodgers. "El cuerpo de relevo hizo un trabajo sobresaliente, como lo hecho todo el año. Fue una victoria de equipo, teníamos un plan y lo ejecutamos".