El lanzador dominicano Ervin Santana pudo haber estado en la mejor temporada de su carrera, debido a la calidad que ha demostrado en su labor monticular, pero la mala actuación que han tenido los Mellizos de Minnesota, lo ha convertido en una víctima en un año que pudo ser más positivo.

Esta temporada, Santana tiene marca de 6-10 con 3.54 de efectividad. Este resultado lo coloca como el mejor en porcentaje de carreras límpias permitidas entre los lanzadores de Minnesota y segundo en victorias, pero sin dudas su récord en esta etapa debió ser mejor que el que ostenta.

En su trabajo como as de la rotación de los dueños del último lugar en la División Central de la Liga Americana, el derecho dominicano ha iniciado 24 partidos esta campaña, acumulando en total 14 salidas de calidad (seis entradas o más de tres carreras o menos), es decir que en el 58.3 % de las veces que ha lanzado, su labor ha sido sobresaliente.

Aún más impresionante es el hecho de que en 17 aperturas, ha permitido tres anotaciones o menos y se ha mantenido en el montículo por cinco entradas o más, cumpliendo con su cuota de responsabilidad para que su equipo logre la victoria.

Antes de su inicio, el pasado viernes frente a los Azulejos de Toronto, juego en el que fue atacado con seis carreras en seis entradas y un tercio, Santana tenía una cadena de 11 partidos consecutivos en los que había lanzado cinco entradas o más, de tres carreras o menos; entre esas salidas, nueve califican como aperturas de calidad y seis de ellas las había conseguido en forma consecutiva.

Con Ervin en el montículo, los mellizos tienen marca negativa de 7-17, pero la realidad es que el nativo de San Cristóbal ha recibido poco respaldo de su ofensiva. Esto se refleja en que en 12 de las derrotas que han sufrido cuando Santana ha subido al montículo, ellos han anotado tres o menos carreras.
La labor de Santana ha sido digna de una mejor suerte, pero lamentablemente, ha sido víctima del desempeño mediocre de su equipo en esta temporada de Grandes Ligas.