Por segundo año consecutivo una comitiva de jugadores de los Leones del Escogido compartió alegría y regalos a una veintena de niños que viven en el hogar de acogida “La Casa Rosada”.

Los peloteros escogidistas Carlos Pimentel, Charlie Valerio, Rafael Bautista y Jean Carlos Rodríguez junto a Erick Almonte, exjugador y ahora ejecutivo de operaciones del club, la periodista Yohanna Núñez, del Departamento de Prensa y Relaciones Públicas, la mascota Rufo y un grupo de fanáticos de los Leones compartieron con los niños la mañana dominical llena de bailes, canciones educativas, dulces y pizza.

En el hogar, ubicado en el sector de Los Tres Brazos, jugadores y fanáticos cargaron, mimaron y sirvieron a estos niños, demostrando la ternura que llevan dentro y que no se ve normalmente en el estadio.

Al mediodía, todos ayudaron a servirles a la mesa pedazos de pizza y refrescos, repartieron juguetes, golosinas y cajas de alimentos que donaron varios fans y otros peloteros del equipo rojo que no pudieron asistir a la actividad.

“Ustedes no saben lo que significa para estos niños que estén aquí compartiendo con ellos”, manifestó muy emocionada Sor Bethania, una de las hermanas de la orden de las Hijas de la Caridad que dirige este hogar, cuya matrícula alberga actualmente a más de 25 niños y niñas con edades entre dos y 13 años de edad y que tristemente sin tener culpa nacieron con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH+).

“Nos sentimos muy contentos de estar aquí y compartir con ustedes este momento”, expresó el receptor Charlie Valerio, quien junto a su esposa Rena, hizo la donación de los juguetes que recibieron los niños.
Luego de vivir esta experiencia, los jugadores se dirigieron al estadio para cumplir con sus responsabilidades antes del juego del domingo.

El año pasado el conjunto escarlata también visitó este hogar de acogida y posteriormente invitó a todos los niños a vivir por primera vez en sus vidas la experiencia de disfrutar un partido en el parque capitalino.