Esmil Rogers, un estelar lanzador abridor, solo sabe que se integrará a las filas de los Tigres del Licey. Lo que no sabe es cuándo.

Después de una gran actuación en la liga de Corea en el verano, Rogers está de retorno y la noche del martes visitó a sus compañeros en la cueva felina en el estadio Quisqueya Juan Marichal, antes del partido contra los Toros del Este.

“Todavía no he comenzado, pero pronto estaré y seguiré a mis compañeros para integrarme al equipo”, dijo en la antesala azul, cuando Tommy Troncoso le preguntó si ya comenzó a entrenar para unirse a las filas azules.

Dijo no saber en qué fecha o momento entraría a juego “porque todavía no me la han dicho”.
“No sé, vamos a ver. Vendrán sorpresas, veremos cuándo será”, arguyó sobre su participación en el torneo invernal 2015-15 de la pelota profesional dominicana de mayor nivel.

Después que Rogers no pudo preservar su puesto con los Yankees de Nueva York en las Grandes Ligas estadounidenses, logró un contrato en la liga koreana, con el equipo Hanwha.

Tuvo marca de 6-2 en ganados y perdidos, con efectividad de 2.97 en 10 partidos como abridor. En 75.0 episodios permitió 25 carreras limpias, 62 hits, solo dos jonrones, con 20 bases y 60 ponches propinados.

“Gracias le doy a Dios por el gran triunfo que obtuve esta temporada y poder echar para adelante, para progresar poco a poco”, dijo Rogers en referencia a su actuación en el oriente.