El novato sensación de la Liga Americana, el dominicana Nomar Mazara, además de su buen bateo de poder, ha demostrado que su brazo debe ser respetado en las Grandes Ligas.

Eso se evidenció durante el partido del domingo donde los Rangers de Texas completaron la barrida ante los Marineros de Seattle.

Mazara, de 21 años, no solo arruinó un doblete a su compatriota Robinson Canó, sino que puso fin al partido con un brazalete desde el jardín derecho a la segunda base.

Canó pegó una línea que mandó a la goma al también criollo Keitel Marte, y cuando él trató de llegar a segunda, fue atrapado con el tiro del jardinero, quien también tiene el mérito el prospecto dominicano que ha recibido el mejor bono, uno de US$5.000,000 en 2011.

La jugada es una de la más vista en las Grandes Ligas, y de seguro, que apareceré entre las mejores del mes.

Otro crédito de Mazara, esta vez con el bate, es que tiene el batazo más largo que se haya dado este año en las Grandes Ligas, uno que viajó a 495 pies en el Rangers Ballpark in Arlington.