El dominio avasallante de los Tigres del Licey se refleja de manera clara en las estadísticas colectivas del Todos contra Todos. Los azules están a un paso de avanzar a su segunda final en las tres campañas bajo la gerencia de Manny Acta.  

Licey ha ganado ocho partidos consecutivos, tras caer ante los Leones del Escogido en el juego de apertura y llegan  a la mitad de la semifinal con una sólida ventaja de cuatro juegos sobre el segundo y cinco sobre el tercero.  

En el plano ofensivo, los Tigres comandan en bateo colectivo con .293, 15 puntos delante del segundo mejor que es Leones del Escogido (.278). Tienen 51 anotadas, 13 más que los propios Leones y han recibido 48 boletos, 14 más que los Toros del Este.

También son primeros en slugging .373 (Leones .340) y el OPS es .760 para superar a los rojos (.686). Juan Carlos Pérez es el líder ofensivo de los azules con una impactante línea con .313 en promedio de bateo, .405 en porcentaje de embasarse y .563 de slugging para un OPS de 968. También tiene un jonrón, seis remolcadas y seis anotadas.   

El pitcheo de los felinos también saca la milla a los rivales. La efectividad colectiva de los dirigidos por Lino Rivera es 1.88. Las Estrellas (2.93) es el otro equipo con promedio de carreras limpias por debajo de 3.00.

Los tiradores azules solo han admitido 23 carreras, 17 limpias, la oposición le batea .228, han cedido 25 boletos y tienen WHIP de 1.14, para comandar en todos estos rubros. Poseen 67 ponches, uno menos que las Estrellas.    

El importado Mitch Atkins (2.25 ERA) ha ganado sus dos salidas de la semifinal con 12 entradas de labor. Jairo Asencio no ha permitido carreras en 5.2 episodios y ha salvado en las cuatro oportunidades que ha tenido.

En el umbral de la serie final

Los azules necesitan tres triunfos para asegurar su presencia en la final, pero pueden pasar con dos o hasta con otra victoria, ya que tres conjuntos han clasificado con nueve juegos ganados en el formato de Round Robin de 18 fechas y otros cuatro equipos han quedado fuera con diez triunfos.

El único equipo que ganó 11 juegos y no avanzó fue el de los Toros  en la semifinal de 2012, cuando perdieron un juego decisivo contra los Gigantes. Eso fue posible por el pobre desempeño de las Aguilas (2-16). Con nueve partidos pendientes, todo marcha a favor del Licey que jugará cinco partidos como dueño de casa.

Los azules también se han colocado en una posición envidiable para terminar en primer lugar y asegurar la ventaja de la casa para la serie definitiva pactada al mejor en nueve encuentros. Este viernes, Licey recibe a los Leones y Estrellas y Toros se miden en San Pedro de Macorís.