La ventaja de 2-0 que tienen los Warriors de Golden State ante los Cavaliers de Cleveland en vísperas de la disputa del tercer partido coloca a los actuales campeones de liga, el equipo californiano, también tiene de su lado las estadísticas en la historia de la competición.

Los equipos que se han colocado en una desventaja de 0-2 en las Finales sólo un 9,7 por ciento pudieron remontar y conseguir ganar la serie al mejor de siete.

Tres equipos lo consiguieron en las últimas 31 oportunidades. Los Celtics de Boston 1969, los Blazers de Portland en 1977 y el Heat de en el 2006.

Los tres perdieron los dos primeros partidos de sus respectivas Finales como visitantes para luego conseguir el título de campeones.

Boston lo consiguió en siete juegos, mientras que Portland y Miami lo hicieron en seis.

"Hay que romper con la historia", destacó Tyronn Lue, el entrenador interino y novato de los Cavaliers.

Durante la parte del entrenamiento que estuvo abierta a la prensa, el alero LeBron James se mostró sonriente con sus compañeros y ocasionalmente realizó tiros de muy larga distancia. Bromeó cuando los disparos no entraban en la cesta.

Mientras que el base Kyrie Irving jugó un duelo individual contra James Posey, el entrenador asistente, quien estaba en aquel equipo de los Heat que se recuperó de un 2-0 en la final ante los Mavericks de Dallas. En el duelo decisivo de aquella serie, Posey anotó una canasta decisiva.

El plan de los Cavs parece sencillo: aprovechar la ventaja de locales el miércoles y el viernes para empatar la serie y ver qué ocurre después.

"Cuando ellos arman sus rachas tenemos que resistir los golpes", valoró Irving. "Y en el primero y segundo partidos lo logramos por algunos momentos. Hemos mostrado de lo que somos capaces, pero hemos estado constantemente en desventaja".

La realidad es que los Cavs no son los únicos que han sufrido ante Golden State.

La mayor ventaja de Cleveland en lo que va de la serie es de seis puntos. Los Warriors han estado arriba hasta por 33.

En cuatro duelos de la campaña regular, los Warriors han tenido la delantera el 87 por ciento del tiempo y en las Finales del año pasado, Golden State ganó dos veces en Cleveland, con lo que dejó claro que puede resistir la presión de jugar de visitantes en el Quicken Loans Arena de Cleveland, donde se van a disputar los próximos dos partidos.

Por su parte, los Warriors tampoco quieren echar mano de las estadísticas y se limitaron a decir que su única preocupación es seguir centramos en hacer el mejor baloncesto cuando estén en el campo.

"No venimos a ninguna fiesta ni a celebrar nada, simplemente nos encontramos al comienzo de una serie de Finales en las que vamos a luchar por conseguir de nuevo el título", destacó el base estrella de los Warriors, Stephen Curry. "Somos conscientes que los Cavaliers tienen el mismo objetivo y por lo tanto lucharemos al máximo para aprovechar nuestras oportunidades".