White superó 35 votos por 23 a Joey Rickard del Escogido, mientras Brito acumuló 23 votos y venció a Marco Hernández que concluyo con 17.

Maya elegido en 28 boletas dejó en el camino a Evan MacLane de las Estrellas que estuvo en 16 papeletas y Rivera paseó la distancia al lograr 56 votos para imponerse ampliamente sobre Luis Rojas del Escogido que logró cuatro. 

Rivera se convirtió en el primer puertoriqueño que logra la distinción y Maya en el primer lanzador que lo gana con dos equipos diferentes.

Jugador Más Valioso

Tyler White: Este poderoso bateador fue el hombre que cargo durante toda la temporada con la principal carga ofensiva en el conjunto verde, labor que desempeño con tal eficiencia que fue digna de reconocer con este premio.

  • Octavo que lo gana por las Estrellas: El nombre de White se encuentra grabado con los jugadores de las Estrellas que han alcanzado este gran honor, siendo el octavo junto a los de Mark Parent (1987-88), Luis Mercedes (1991-92), José Oliva (1997-98), Félix José (2000-01 y 2002-03), Erick Almonte (2004-05) y Marcos Mateo (2014-2015).  
  • Clave: Le brindó la estabilidad necesaria al conjunto en medio de la alineación, antes de la jornada de este lunes, era líder en cuadrangulares del torneo (7), bases por bolas recibidas (32) y en carreras anotadas (29), segundo en remolcadas (31), mientras su promedio es de 304, estadísticas con las que guio a los verdes a conquistar el primer lugar en la fase regular.

Lanzador del Año

Yunesky Maya: Volvió a mostrar la calidad que había puesto en escena con los Tigres del Licey en la pelota local y esta vez salió por la puerta grande logrando la distinción de Lanzador del Año por segunda ocasión, tras el logrado en el 2009-10 con los Leones del Escogido.

  • Único: Maya escribió su nombre con letras doradas al convertirse en el único lanzadro que ha ganado este reconocimiento con dos equipos. El cubano se coloco al lado de Carlos Julio Pérez (1977-78), Jerry Hannabs (1979-80), Orel Hershiser (1983-84), Ken Howell (1984-85), Juan Guzmán (1990-91), Yhency Brazoban (2005-06), Oneli Pérez (2007-08)  y Jorge Sosa (2008-09) –con lo que se convirtió en el noveno lanzador azul que gana este galardón.
  •   Clave: Fue un caballo de batalla durante toda la fase regular siendo el pitcher más determinante en la rotación de los Tigres; tuvo marca de 3-2 con 2.39 de efectividad, lideró la liga en entradas lanzadas (60.1) y ponches (50), además, no permitió cuadrangulares y solo otorgó 10 boletos.

Novato del Año

Sócrates Brito: Fue uno de los principales hombres en la ofensiva de las Estrellas Orientales desempeñándose en los jardines, bateó para promedio de 245 con cuatro jonrones y 14 carreras empujadas para distinguirse como el mejor entre los noveles del 2015-16 en Lidom.

  • Brito brilla: El jardinero es el cuarto jugador oriental que obtiene este reconocimiento; el primero fue Luis Mercedes (1989-90), seguido de Alex Díaz (1999-00) y más recientemente de Michael Martínez (2007-08).
  • Clave: Sus números de poder fueron su carta de presentación, entre los 34 hits que conectó, 13 fueron extrabases, distribuidos en siete dobles, dos triples (compartiendo el tercer lugar en la liga), y cuatro jonrones; en este último renglón empato en el cuarto lugar entre los máximos productores del torneo.

Dirigente del año

Lino Rivera: Pasó con notas sobresalientes en su primera experiencia en la pelota dominicana, levantando a los Tigres del Licey de una temporada mediocre para ganar el premio de dirigente del año.

  • Primero y sexto: Se convirtió en el primer capataz boricua que conquista el premio en esta liga y en el sexto dirigente que gana este reconocimiento con los Tigres; unió su nombre a los de Jim Lefebvre (1987-88), Kevin Kenndey (1989-90), Dave Jauss (1998-99), Teodoro Martínez (1999-00) y Manny Acta (2003-2004).
  • Clave: Mantuvo en todo momento a los Tigres dentro de la clasificación, conquistando el segundo lugar de en la Serie Regular; logró la identificación y el respeto de sus jugadores y fue solo uno de dos mánagers que se mantuvieron en el puesto durante toda la temporada, ya que cuatro de los seis capataces que comenzaron al frente de los equipos fueron despedidos.