La Liga checa no es una de las más seguidas en el mundo, pero en esta ocasión un incidente ocurrido en sus canchas se ha viralizado en las redes sociales.

Marek Pilny, cuarto árbitro del encuento entre el Píbram y el Slavia Praga, se presentó al duelo en un estado inconveniente muy inconveniente.

Durante la transmisión, los narradores del encuentro se dieron cuenta de que el réferi tenía problemas para mantener el equilibrio e, incluso, en una ocasión cayó al césped.

El show de Pilny terminó cuando un miembro de seguridad lo retiró de la cancha con muchas dificultades.