Gerry Byrne, campeón del mundo con Inglaterra y una de las estrellas del legendario Liverpool de Bill Shankly en los años 60, ha fallecido a los 77 años.

Byrne, que pasó a la historia también por haber disputado 83 minutos de la final de la Copa inglesa con una fractura de clavícula -el Liverpool venció al Leeds-, fue un lateral izquierdo aguerrido que se incorporó a los 'reds' con 15 años y pasó toda su carrera en Merseyside hasta completar 333 encuentros.

Además del torneo copero, ganó dos títulos de Liga bajo la dirección de Shankly, y formó parte de la plantilla inglesa que se coronó campeona mundial en casa en 1966.

Greg Dyke, presidente de la Asociación Inglesa (FA), se mostró entristecido por la noticia de su fallecimiento y aseguró que aún recuerda cómo ayudó a su equipo a ganar aquel título con la clavícula fracturada.

"Su determinación para jugar en lugar de dejar a su equipo con un hombre menos fue notable", señaló el mandatario, que envió sus más "sinceras condolencias" a su familia y amigos.