Uno de los trotamundos más queridos de la NBA durante las últimas décadas ha fallecido. Los 76ers, el equipo del que fue asistente durante las dos últimas temporadas, han confirmado el fallecimiento de Sean Rooks a los 46 años.

El ex-pívot, salido de la universidad de Arizona, jugó durante 12 temporadas en la NBA entre 1992 y 2004, siendo generalmente considerado como un sólido jugador de rotación y querido por su actitud en el vestuario. Rooks pasó por Dallas (en dos etapas), Minnesota, Atlanta, L.A. Lakers, L.A. Clippers, New Orleans y Orlando, cerrando en 2005 su carrera profesional con breves pasos por el Unicaja y en el Joventut de la liga española.