Oliva Pina, una de las fundadoras de la prestigiosa rama femenina del equipo de béisbol profesional Tigres del Licey, falleció este martes 24 de mayo a la edad de 102 años.

Sus restos están expuestos en la Funeraria Blandino de la avenida Abraham Lincoln, de Santo Domingo, a partir de la tarde-noche de esa misma fecha.

La directiva del Club Atlético Licey que preside el licenciado Miguel Ángel Fernández expresó su pesar a todos sus familiares y amistades, en especial, a sus compañeras que por tantos años de activismo han mantenido viva la llama de la inigualable rama remenina del centenario club azul, que es el único del béisbol invernal local que cuenta con una entidad de este género.

Doña “Olivita”, como le llamaban con cariño sus allegados, fue pionera de las llamadas “damas del macuto”, que en los albores de la pelota profesional dominicana (verano de 1951), colectó dinero en un canasto artesanal nombrado “macuto”, para pagar a los jugadores del Licey.

Desde entonces, Oliva Pina viuda de Isa asistió al estadio Quisqueya cada día y cada noche en que el Licey jugó –excepto en los últimos años por su avanzada edad–, lo cual permitió mantener viva la chispa de las damas de los