El dominicano Hanley Ramírez quizás no ha puesto la pelota detrás de la verja con la frecuencia que desearían los fanáticos y el equipo de los Medias Rojas de Boston, pero está desarrollando la mejor temporada que ha tenido en los últimos años.

Ramírez, quien hasta este lunes batea para promedio de .271, ha disparado ocho cuadrangulares, algo por debajo de lo que se espera para un bateador con la calidad del dominicano en una alineación de Grandes Ligas. Este factor produce que se pierdan de vista los demás aportes que realiza este veterano en el terreno de juego.

El inicialista de los Medias Rojas ha disputado 72 partidos esta temporada en los que ha tomado 277 turnos al bate; ha disparado 72 hits, entre ellos 13 dobles y dos triples; además, ha anotado 40 carreras y ha empujado 44.

De mantener este ritmo las proyecciones de Ramírez para el final de temporada, según cálculos de ESPN, serían sus mejores en varios reglones en los últimos años, como son los siguientes:
Juegos jugados tendrá 156, el mayor total desde el año 2012, cuando concluyó con 157. También se destacará en turnos al bate  (559), solo superados por los 604 de 2012; en carreras anotadas (86), mayor número logrado desde 2010, cuando finalizó con 92; en hits (162), la mayor cantidad desde los 163 de 2010; en dobles (28), superados por los 32 alcanzados en 2014, y acumulará su número más alto (95) de carreras remolcadas desde la temporada de 2006.

Estás mismas estadísticas, que proyectan estos aspectos positivos, hacen prever que Ramírez terminará el año con 17 vuelacercas y .271 en promedio de bateo. Sin embargo, el hecho de que el quisqueyano haya conectado tres cuadrangulares en los últimos cinco partidos y de que en su carrera ha sido un mejor bateador en la segunda parte de la temporada (.293 a .298) podrían ser puntos fuertes para pensar que terminará con mejores resultados en ambos departamentos. Con ello, también aumentaría su porcentaje de embasarse y sus batazos de poder.

También a la defensa

El aporte del oriundo de Samaná no se suscribe únicamente a la ofensiva.

En esta temporada ha realizado un gran trabajo defensivo, desempeñándose en una posición nueva como lo es la primera base, cometiendo hasta el momento solo tres errores en 486 oportunidades, acumulando un porcentaje de fildeo de .994. Ramírez continuará produciendo a su nivel y los batazos de largo llegarán a su debido tiempo, dejando a la vista de todos la gran temporada que está teniendo para los Medias Rojas.