El escándalo por la corruupción en el fútbol mundial continúa.

De acuerdo con la investigación que el FBI realiza al respecto, todos los presidentes de las asociaciones miembro de la Conmebol recibieron un porcentaje de los 110 millones de dólares en sobornos por la adjudicación de derechos comerciales de la actual Copa América que se juega en Chile, así como la de 2016, 2019 y 2023, informó el periódico paraguayo "ABC Color"

Esto surge de un contrato firmado el 25 de mayo de 2013 con el conglomerado Datisa, en donde cada uno de los funcionarios debería recibir cerca de un millón y medio de dólares al firmar el contrato y una cifra similar por cada torneo.

Estos hechos surgieron a partir de una disputa entre las empresas Traffic, Full Play y Torneos y Competencias, que se resolvió con un acuerdo para compartir los derechos comerciales a través de Datisa, una compañía creada por los propios accionistas de las televisoras que estaban en litigio.