Antonio Acosta Corletto (Colin) fue reelegido este fin de semana como presidente de la Federación Dominicana de Lucha (Fedola) y una foto de la juramentación circula en los diarios nacionales junto a la nota de prensa.

Pero fuera del paraíso que nos presenta el material de prensa, una nube muy oscura se cierne sobre la relección (van muchas) de Acosta. Y es que otra vez queda en una nebulosa el manejo del federado que ostenta el poder.

No opino sobre quién tiene la razón o quién está en lo legal aquí, pero es un deber llamar la atención sobre la forma, ya que como la doña del rey, debemos ser serios y aparentarlo.

Los federados no pierden cuando quieren relegirse porque a falta de leyes y reglamentos, estos pueden manipular las elecciones a su antojo.

Diego Pesqueira, reconocido exluchador, surgió como un candidato de importancia para ganar las elecciones de Fedola, pero otra vez el manejo previo a la elección no fue pulcro. Esto daña nuestro deporte y todos somos participes de ver qué sucede sin mover un dedo.

El flagelo no es nuevo y no quiero cargar contra Acosta por seguir la corriente, la mala corriente. Varias federaciones deportivas están dirigidas por una persona que no cae bien y que las bases de ese deporte no quieren. Pero conseguir 15 o 20 votos es muy fácil para quien está en el poder en el sistema de elecciones dominicanas, sin importar que esté en juego la presidencia de la República o la de un club de dominó.

Suspender a los asociados disidentes, crear asociaciones al vapor, hacer favores a los votantes, amenazar a quien se queja y otras indelicadezas son comunes. El deporte nacional no puede con más de esto.

Luisín Mejía, presidente del COD, ha intentado crear un tribunal de arbitraje deportivo. Esto hace mucha falta.

No se engañen, me gusta la reelección deportiva (apoyaría a Luisín si quiere otro mandato en el COD porque percibo que los federados y atletas lo quieren). Lo que nunca voy a apoyar es la obsesión de seguir contra el dictamen de la mayoría. Así, por ejemplo, considero positivas relecciones en Judo, Taekwondo o Gimnasia y las percibo como dañinas para béisbol y fútbol, siempre basado en conversaciones con dirigentes y atletas de cada uno de esos deportes.  

Acosta ha hecho grandes aportes a la lucha, lo considero un buen hombre y un dirigente consagrado. El retiro digno también es un triunfo.