Los españoles Feliciano López y Marc López lograron la victoria en el dobles de Roland Garros, su primer triunfo en un Grand Slam, tras derrotar a los hermanos estadounidenses Bob y Mike Bryan por 6-4, 6-7(6) y 6-3 en 2 horas y 23 minutos.

La pareja española, que comenzó a principios de este año a jugar junta, se derrumbó el lágrimas cuando cerraron el duelo contra los hermanos que durante años dominaron el tenis de dobles.

Es la segunda victoria española en dobles en el Grand Slam de tierra batida, tras la que consiguieron en 1990 Emilio Sánchez Vicario y Sergio Casal.

Los López se impusieron en la final en la misma pista central de Roland Garros en la que, unas horas antes, Garbiñe Muguruza se convirtió en la segunda española en ganar el Grand Slam de tierra batida.

Feliciano, de 34 años, y Marc, de 33, siguieron los pasos de la caraqueña para conseguir una gesta increíble. Si Muguruza derrotó a la mejor jugadora en activo del circuito, los López derrotaron a la pareja con más palmarés de la historia.

Además, cerraron el partido con un punto directo de saque de Feliciano.

La alegría fue mayor para Marc, que ya había perdido una final en Roland Garros con Marcel Granollers como pareja.

Tras el triunfo, los dos veteranos deportistas se derrumbaron en lágrimas y, con ellas en los ojos, se dirigieron al público de la central visiblemente emocionado.

Marc se acordó de su padre fallecido y la voz se le quebró. "No tengo palabras. Es el día más feliz de mi vida, estoy en mi torneo favorito, es mi segunda final aquí y ganar es un sueño. Es el primer Grand Slam que gano y lo hago contra los mejores de la historia. Más no se puede pedir, son los mejores del mundo, ganarles en la final tiene mucho más mérito", dijo.

Ambos tuvieron palabras de agradecimiento para el otro componente de la pareja: "Este año he empezado a jugar con un gran amigo mío, por no decir el mejor. Es una gran emoción ganar aquí con él, es un ídolo, tengo una pareja que no me merezco, compartir esto contigo es inolvidable", afirmó Marc, que prometió "volver el año que viene para defender el título".

También con lágrimas en los ojos habló Feliciano: "No os podéis imaginar lo que significa ganar este torneo contra los dos mejores jugadores de la historia de este deporte en dobles".

"Se lo dedico a todos los que hacéis que siga aquí dando guerra. Y a Marc. Para mi ganar un Grand Slam era un sueño, no me lo esperaba. Pero poder haberte ayudado a ganarlo es todavía más especial", indicó.

En sala de prensa, Feliciano señaló que esperan poder seguir jugando juntos. "Ojalá que mejor, aunque lo veo difícil", dijo.