Dirigir en la pelota dominicana es un arte que muy pocos nativos han podido ejecutar en los últimos años. Sin importar el nombre o la experiencia, los equipos del béisbol invernal no tienen nada de paciencia con los dirigentes.

La excepción de la regla ha sido Félix Fermín, quien dirige a los Toros del Este esta temporada, su tercer equipo en la liga.

El ganador de cinco campeonatos nacionales ponderó a los dirigentes dominicanos. “Qué bueno que están surgiendo dirigentes jóvenes y que los equipos tengan paciencia, que puedan hacer proyectos de varios años”, expresó el extorpedero de las Águilas Cibaeñas.

Las presiones de una temporada de 50 juegos y fanaticadas exigentes provocan cambios de dirigentes cada año, a veces contra la voluntad de los propios directivos.

“Me gusta lo que ha pasado con (Luis) Rojas y los éxitos de Audo (Vicente), Y pueden surgir más. Lo bueno es ver muchachos que se atreven porque aquí hay gente que puede dirigir pero no se atreven”, opinó.  
 

Fermín también ha ganado tres Series del Caribe. “Ojalá se pongan a dirigir que yo sé que tienen capacidad. Algunos han tenido miedo a la responsabilidad de tomar un equipo por las presiones que surgen de la prensa y  los fanáticos”, apuntó.

¿Por qué México y no Estados Unidos?  

Una gran interrogante sobre Félix Fermín es su decisión de quedarse trabajando en México y obviar el béisbol de los Estados Unidos, donde trabajó en el sistema de ligas menores de los Indios de Cleveland.

“Decidí quedarme en México hace alrededor de ocho años, por la comodidad. Es bueno estar donde uno se siente más cómodo”, explicó Fermín.

La libertad para poner las reglas es uno de los motivos del nativo de la provincia Valverde. “Prefiero estar en México, donde me conocen. Allí yo pongo la forma de trabajar. Es difícil que lleven a uno directo a un staff de Grandes Ligas sin pasar la pela de las menores y es un sistema muy duro”, agregó.

Los largos viajes son otro motivo importante. “En méxico es más cómodo. Solo hago en autobús los viajes de cuatro o cinco horas, los otros son en avión”, relató.  

Y la edad también influye. “Soy un viejito de 50 y pico y tengo que cuidarme y buscar la situación que me favorezca”, concluyó.

Fermín dirigió a las Águilas Cibaeñas desde la temporada 2000-01 hasta la 2008-09, ganado cinco coronas y tres Serie del Caribe. Luego dirigió a los Gigantes del Cibao durante dos temporadas, llegando a la final de la zafra 2009-10. Regresó a las Águilas en 2011-12 hasta la campaña 2013-14.

En el pasado invierno dirigió a los Cardenales de Lara en Venezuela. En la presente campaña  los Toros del Este tienen récord de 9-10 con Fermín en el timón y ocupan la cuarta posición del torneo.

“Vamos bien. Estamos peleando los juegos y veo buena actitud en estos muchachos. Tenemos un equipos para echar el pleito el resto del torneo”.