Félix Hernández no tiene mucho en común con Jamie Moyer, dado el hecho de que su cambio de velocidad es de unas siete millas por hora más que la mejor recta de Moyer en el apogeo de éste.

Sin embargo, el venezolano ha aprendido a lanzar con la misma astucia que Moyer. Y esa habilidad ayudó al "Rey Félix" a superar al zurdo retirado en la lista de victorias de todos los tiempos de los Marineros el lunes.

Hernández tiró 7.0 entradas en las que permitió dos carreras en la victoria de Seattle sobre Tampa Bay, adjudicándose su triunfo número 146 de por vida, uno más de los 145 que logró Moyer vistiendo el uniforme de los Marineros de 1996 al 2006.

"Es bastante bueno esto", dijo Hernández. "Jugué con Jamie. Es fenomenal estar ahí arriba con él".

Claro, lo primordial para Hernández el lunes era derrotar a los Rays y ayudar a Seattle a mejorar su récord a 19-13 para mantener su ventaja en el Oeste de la Liga Americana. Y sí, dijo el valenciano con una sonrisa que aún tira más duro que Moyer.

"Seguro que sí", expresó Hernández. "Pero él tuvo una carrera bastante buena tirando a 82 (millas por hora)".

La recta de Hernández tuvo par de millas por hora más el lunes que al principio de la temporada, ya que el venezolano alcanzó las 91-92 MPH durante gran parte de su presentación. El derecho afirmó que se sintió fuerte, reconociendo que los bateadores de los Rays les conectaron a dos pitcheos bastante buenos para jonrones solitarios-las únicas vueltas que anotó Tampa Bay.

Hernández ya no depende de la recta alta, pero sabe pitchar y sigue siendo uno de los derechos élite de Grandes Ligas. Ahora lleva marca de 3-2 con efectividad de 2.27 en lo que va del 2016.

"Tiene un gran sentido de cómo hacer las cosas", dijo el manager de los Marineros, Scott Servais. "De verdad, sabe manipular la bola con el slider, curva y el excelente cambio que ha desarrollado durante el último par de años. Sigue siendo un pitcher muy, muy eficaz en nuestra liga sin la recta dominante de 95-96 millas por hora que tenía al principio de su carrera.

"Eso dice mucho de él. Me encanta verlo ahí. De verdad, compite tan bien como el mejor".