Los Leones del Escogido perdieron los cuatro primeros partidos de la temporada de béisbol profesional 2015-16. Clasificaron terceros, pese a tres rachas de cuatro derrotas en la serie regular, incluida las cuatro blanqueadas consecutivas entre el 05 y el 09 de noviembre, período en el que también se suspendieron dos partidos por lluvia.

En la semifinal, tuvieron otras dos rachas de cuatro derrotas y solo una seguidilla positiva en los últimos cuatro juegos de esa etapa le permitió pasar a la final, con la necesidad de un juego extra que ganaron a los Toros del Este.

Tras su primera racha de cuatro reveses en los albores de la temporada, los Leones ganaron ocho juegos y tras la última cadena negativa de la semifinal ganaron 10 de 11 partidos, seis de los últimos siete del round robin y los primeros cuatro de la final.

¿Qué impulsaba este equipo a rebotar? ¿Cómo iban de la tierra al cielo con un solo salto?

De algo soy testigo. El clubhouse de los Leones nunca fue campo de batalla interna y si la presión arropó a algún jugador, este lo disimuló y enfrentó sus miedos sin transmitirlo.

No puedo dejar de dar crédito al cuerpo dirigencial, comandado por Luis Rojas, por mantener la calma, aún en los peores momentos. El saludo cordial y la sonrisa afectiva nunca se ausentaron del camerino escarlata.

Estoy convencido de que eso llegó al terreno de juego en forma de confianza. La confianza que hizo de Pedro López un estelar, tras varios años en lo profundo del banco rojo, la misma confianza que permitió a Edward Valdez titularizar como inicialista y cumplir con el guante y el madero.

Un equipo de operaciones diligente hizo las contrataciones adecuadas en cada tramo. En el inicio de la campaña, los abridores norteamericanos (Jarett Grube, Chris Jones, Bruce Billings) fueron el soporte de Jordan Noberto en la rotación abridora.

De cara al Round Robin, la ofensiva fue fortalecida con talento nativo (Sierra, Peguero, García, Richard) y la rotación relanzada con otros importados (Hefner, Additon, etc). Otra eficiente labor de Moisés Alou y su equipo (José Gómez, Erick Almonte, Jailon Pimentel, Francisco Busto).

La directiva dio presencia, respaldo moral y económico para mantener el perfil ganador de la organización roja. José Miguel Bonetti, Eduardo Najri, Felipe Vicini, en su primer año como presidente, junto a sus respectivas familias fueron asiduos en las visitas al camerino y el apoyo desde los asientos cercanos al dogout. También se sintió la presencia de los ex presidentes de la República Escarlata, Marcial Najri y Luis Manuel Bonetti.   

En fin, dentro y fuera del terreno, un grupo de hombres que se negó a creerse derrotados.

Desde las gradas los grupos “Maquinaria Roja” y “Manada Escarlata” encendieron la pasión, lo mismo que los escogidistas de todo el país.

El resultado es la corona 16 de los Leones del Escogido, una corona familiar: la gran familia escarlata. ¡Felicidades!

(Tour Deportivo TV se transmite los sábados a las 6:00 pm, por CDNSportsmax)