La espectacular conquista del campeonato de la NBA por los Caballeros de Cleveland sirvió para consolidar la figura de LeBron James como el mejor de esta época y para cerrar la distancia que lo separa de quien es considerado el mejor de todos los tiempos, Michael Jordan.

“El Rey” James, con este título de campeón volvió a demostrar que en la cancha es capaz de cargar con su equipo en los hombros, como lo hizo Jordan en el tiempo que comando a los Bulls de Chicago.

Aunque Jordan en su paso por la NBA, conquistó seis coronas y James acumula solo tres hasta el momento, el dominio y liderazgo puesto en escena por el hombre de los Caballeros en la liga ha sido histórico.

James, quien llegó a la NBA  en la temporada del año 2003, con el sello de no fallar y de convertirse en la principal figura de la liga, a pesar de ser duramente criticado ante derrotas dolorosas para sus equipos, su desempeño ha estado a la altura de los más grandes. En casi 13 años de carrera, LeBron ha llevado a sus equipos a siete finales y seis de ellas en forma seguida, siendo el único jugador que no es parte de los Celtics de los finales de los años de los 50, que lo logra.

Ha sido elegido Jugador Más Valioso en las tres finales en las que sus equipos (Miami Heat, dos veces y ahora con los Caballeros) han conquistado el trofeo que lo acredita como el mejor equipo de la liga. Con la distinción que logró en esta oportunidad, se unió a  Jordan (6), Shaquille O’Neal (3), Tim Duncan (3) y Magic Johnson (3), como los únicos jugadores que cuentan con tres premios MVP de Finales y tres anillos de campeón.

James también se convirtió en el cuarto jugador capaz de ganar al menos tres campeonatos y cuatro premios MVP de la temporada regular, poniendo su nombre al lado de Michael Jordan, Bill Russell y Kareem Abdul-Jabbar.

Este último campeonato tiene un sabor especial para James, ya que pudo cumplir la promesa que hizo a su regreso a Cleveland, de otorgarle su primer campeonato de la NBA y el primero en un deporte profesional desde el alcanzado en la NFL por los Cleveland Browns en el año 1964.

“Vine para traer un campeonato a nuestra ciudad. Sabía que podía hacerlo” dijo LeBron previo al partido en el que derrotaron 93-89 a los Guerreros de Golden State en el séptimo partido de la Final, en el cual terminó con un triple-doble de 27 puntos, 11 rebotes y 11 asistencias, (tercer jugador que lo hace en la historia de la NBA, junto a Jerry West en 1969 y James Worthy en 1988), además de propinar tres tapones, entre ellos uno que fue definitivo ante Andre Iguodala a falta de 1:50 para concluir el partido, que en ese momento estaba igualado a 89 puntos.

James estuvo a su máximo nivel, encabezando la serie en puntos (26.3) asistencias (7.6) y rebotes (9.5), siendo el primero que encabeza en estos renglones a los dos equipos que participan en una Final.

Las estadísticas de lo logrado por James y el impacto de un jugador de su clase son difíciles de olvidar o dejar de lado, su legado está ahí y continuará creciendo según la salud le acompañe y pueda seguir rindiendo en la NBA, haciendo a cada seguidor del baloncesto testigo de una de las carreras más brillantes de jugador alguno en la historia de la liga.

Las comparaciones con Michael Jordan siempre van a existir, pero si aún James está a su nivel, cuando finalice su carrera podrá sentarse al lado de él en el templo de los inmortales y será recordado con la grandeza que merece.

Logros de LeBron James

•    Ha asistido a siete finales de la NBA y seis de ellas en forma consecutiva.

•    Ha ganado tres campeonatos y en tres ocasiones ha sido premiado como el Jugador Más Valioso de la Final.

•    Es el el único jugador de la historia que ha terminado como líder en puntos, rebotes, asistencias, tapones y robos de ambos equipos en una final de la NBA.

•    Es el cuarto jugador que gana al menos tres campeonatos y cuatro premios MVP de la temporada regular, poniendo su nombre al lado de Michael Jordan, Bill Russell y Kareem Abdul-Jabbar.