El torpedero dominicano  José Reyes, ha visto la luz al final del túnel, ya que la fiscalía de Maui desestimará la acusación por violencia de doméstica que pesa sobre el jugador de Grandes Ligas, según reportó Associated Press.

La decisión fue anunciada por la fiscal a adjunta Kerry Glen, quien reveló el miércoles que desestimará el caso porque la esposa del campocorto de los Rockies no coopera con la investigación.

Reyes fue arrestado el pasado 31 de octubre, luego de que supuestamente agrediera a su esposa causándole lesiones en una pierna y rasguños alrededor del cuello. Estos datos sobre lo ocurrido los reveló la policía, tras una llamada de emergencia al 911, de uno de los seguridad del hotel Wailea en Maui, Hawaii.

El campeón de bateo de la Liga Nacional en 2011, fue dejado en libertad luego de pagar una fianza de 1.000 mil dólares.

Reyes, quien se declaró inocente de la acusación de agredir a un familiar, debía presentarse ante la corte el próximo 4 de abril.

Algo de lo que todavía Reyes no sabe si podrá librarse, es de una posible suspensión por parte de las Grandes Ligas, bajo el nuevo programa de violencia doméstica implementado por la liga y en el cual la  decisión recae en el comisionado Rob Manfred, quien ya suspendió al jugador de los Rockies con derecho a sueldo y esperaba por una definición judicial antes de expresar la suya, respecto al caso.