Aunque parecía una oportunidad ideal para que un equipo mexicano ganara la Copa Libertadores, la historia se volvió a repetir.

Tigres cayó 3-0 con River Plate en la final de la Libertadores y se convirtió en el tercer club azteca que se queda a la orilla de la gloria del torneo de clubes más importante de América.

En 2001 Boca Juniors se impuso en penales a Cruz Azul, nueve años después Chivas cayó 5-3 con Internacional de Brasil y ahora los felinos de nueva cuenta estuvieron a una serie de convertirse en el mejor club del continente.

En la galería de fotos encontrarán la decepción de los miembros de Tigres, luego de caer en la final de la Copa Libertadores.