Un agónico triunfo logró este viernes el local Francia en el inicio de su Eurocopa ante Rumania, en el partido inaugural del certamen.

El equipo galo derrotó por 2-1 a los rumanos en el estadio Saint Denis de París, en un duelo igualado donde sólo pudieron superar el ordenado planteamiento visitante en el final del cotejo.

Los goles del partido fueron de Olivier Giroud (58') para los franceses y luego empató de penal Bogdan Stancu (65') para el visitante. Cuando parecía terminado, apareció la genialidad de Dimitri Payet a los 88 minutos, que con un golazo salvó a los locales de una gran decepción.

Francia, que salía a jugar con la presión de ser el local y cargar con el favoritismo, tuvo chances para abrir el marcador en el primer lapso, pero el remate de Antoine Griezmann dio en el palo. Bajo la manija de Dimitri Payet, el equipo de Didier Deschamps tenía opciones de romper el cerco rumano, pero no tuvieron la puntería. Otra clara fue una jugada del volante del West Ham inglés, que cedió para Paul Pogba, pero el remate fue controlado por Ciprian Tatarusanu.

Y tras cartón, Francia aprovechó el error del arquero Tatarusanu, que salio lejos de su arco y fue anticipado por Giroud, quien anotó el 1-0 de cabeza. Parecía que venía la calma para los de Deschamps, pero el penal de Evra sobre Stanciu fue transformado en gol por Stancu, que engañó a Hugo Lloris.

De tanto intentar, al final los bleus tuvieron su recompensa a través de su mejor hombre. A dos del final, Payet encaró, se perfiló para la zurda y metió un remate colocado que se clavó en el ángulo. Alegría total y tres puntos claves para demostrar que son favoritos en su torneo.