A pesar de la derrota 3-2 ante los Orioles en el Rogers Centre el miércoles por la noche, hubo una nota positiva para los Azulejos.

El abridor dominicano Francisco Liriano alargó su dominio, tras lanzar 6 1/3 innings en blanco y ponchar a 10, aumentando sus posibilidades de ser incluido en la rotación de Toronto para la postemporada.

El resurgimiento de Liriano le añade un cierto grado más de certidumbre a la ya sólida rotación de los Azulejos, que viene de registrar 14 aperturas consecutivas con dos carreras limpias o menos. El zurdo lanzallamas pasó tiempo como el sexto abridor en la rotación de Toronto tras haber sido adquirido desde los Piratas a media campaña, pero ha subido sus bonos poco a poco.

Tras haber sido enviado al bullpen a principios de este mes, Liriano regresó a la rotación el 12 de septiembre. Desde entonces, el quisqueyano de 32 años de edad ha lanzado al menos seis episodios en cada una de sus cuatro aperturas, cediendo un total de cuatro carreras limpias.

"Si analizamos sus aperturas más recientes, nos damos cuenta que ha dominado", destacó el timonel de los Azulejos, John Gibbons. "Todavía posee un gran brazo. Sigue ponchando a sus rivales y poniendo la bola sobre la zona de strike.

"No ha caído atrás en las cuentas. Está sacando los outs importantes. Cuenta con un tremendo slider como un arma para ponchar, y su cambio de velocidad ha estado bastante efectivo. En estos momentos todo le está saliendo bien".

Con Aarón Sánchez, J.A. Happ y el mexicano Marco Estrada con un lugar seguro en la rotación en caso de que Toronto califique a la postemporada y avance a la Serie Divisional de la Liga Americana, la racha positiva de Liriano en septiembre podría convertirlo en el candidato ideal para ser el cuarto abridor del equipo en octubre.