El inicialista dominicano de los Indios, Carlos Santana, acostumbra pedirle al su manager, Terry Francona, que bese su bate antes de los juegos. A veces, como parte de dicho rito de buena suerte, Santana la quita la gorra a Francona y le besa la calva al capataz.

Quizás no sea coincidencia entonces que Santana está disfrutando de una de las mejores campañas de su carrera como ligamayorista.

"Lo seguiré haciendo", dijo Francona, soltando una risa.

Francona desconoce el porqué de la mejoría de Santana esta temporada, pero le ha dado gusto ver al quisqueyano relajarse tras bastidores y destacarse en el terreno de juego.

Cuando se vuela la cerca, Santana suele hacer un baile de celebración con el intermedista Jason Kipnis. Hace poco, Santana tenía unos guantes de boxeo puestos en el clubhouse, con los que fingió darle puños a Michael Brantley. Santana también imita bien a Francona. Todas esas cosas, en combinación con la mejoría al bate, hacen sonreír al dirigente.

"No sé por qué, pero está de mejor ánimo", dijo Francona. "Siempre ha sido un muchacho bien agradable, pero parece estar divirtiéndose más a la hora de jugar. Con sus compañeros, digo. Se nota bastante".

Santana batea .255 en 93 juegos por la Tribu este año, el mejor promedio que ha tenido desde el 2013. El bateador ambidextro ha conectado 21 jonrones y remolcado 54 carreras esta temporada, a la vez que ha negociado 54 boletos y se ha ponchado 60 veces.

Santana llegó al miércoles como uno de apenas cinco jugadores de Grandes Ligas que han conectado al menos 20 jonrones y negociado 50 boletos, uniéndose a Chris Davis, Josh Donaldson, el dominicano David Ortiz y Anthony Rizzo.

"Ha sido un bateador bien peligroso", dijo Francona. "Y por lo general, sus boletos negociados y sus ponches está bastante parejos. De vez en cuando, se comienzan a acumular ponches, pero en par de semanas, su bases por bola se anivelan. Eso es increíble dado lo violento que es su swing".

Francona también agradece lo dispuesto que ha estado Santana de cumplir un rol versátil.

En años anteriores, Santana se quejaba cuando el equipo lo usaba bateador designado y recalcaba que prefería jugar en la primera base. Aunque ese sigue siendo el caso, Santana ha aceptado que necesita fungir como bateador designado cuando Mike Napoli está en la inicial. El quisqueyano también ha aceptado batear de diferentes puestos del lineup, incluyendo el primer bate y en la parte gruesa de la alineación.

"Ha estado prestándole más atención a los detalles", dijo Francona acerca de Santana. "No lo sé, simplemente da la impresión de estar disfrutando más el juego, lo cual me hace feliz, porque siempre ha sido un buen muchacho. Es un muchacho que se da a querer".