Los Gigantes de San Francisco honraron a uno de sus símbolos históricos al inaugurar este martes su nueva academia de béisbol en Tierra Alta, Boca Chica, la cual lleva el nombre del antiguo jugador y mánager de su equipo de Grandes Ligas y actual asesor, el Inmortal del Deporte Dominicano, Felipe Alou.

La Academia de Béisbol Felipe Alou es un hermoso complejo de más de 41,376 metros cuadrados de extensión, que comprende, tres campos con dimensiones de Grandes Ligas, túneles de bateo, montículos de picheo, y dos edificios sustanciales.

Un edificio contiene el clubhouse, gimnasio, cuarto de entrenamiento, oficinas y salones de conferencia. El otro servirá como residencia para entrenadores, personal y jugadores.

El clubhouse, que alojará a los prospectos firmados por la franquicia en República Dominicana y otras naciones de Latinoamérica, cuenta con las mejores instalaciones, como casilleros diseñados bajo el estándar que exige la MLB; espaciosos baños, con duchas y sanitarios, sistema de climatización y alfombrado. Además, está provisto de cuarto de entrenamiento, sala de masajes e hidroterapia, espacio de esparcimiento y biblioteca y  área de lavandería.

El acto inaugural de las nuevas instalaciones contó con la presencia de altos ejecutivos de los Gigantes de San Francisco, encabezados por su presidente Lawrence Bear, quien viajó expresamente desde Estados Unidos y estuvo acompañado de Jeremy Sheley, vicepresidente y asistente del gerente general, encargado de scouting y evaluación de jugadores; John Barr, vicepresidente y asistente del gerente general, encargado de operaciones y scouting a nivel internacional y Jack Bair, vicepresidente ejecutivo y asesor general.

A la actividad asistieron, el ministro de Deportes, Danilo Díaz y el comisionado nacional de Béisbol Profesional, Ricky Noboa, quienes ocuparon asientos en el escenario principal del acto junto a Pablo Peguero, director de operaciones de los Gigantes de San Francisco para Latinoamérica; Herb Rawlings, precursor de la Fundación Rawlings, en cuyo complejo de levantó la academia  y los ejecutivos antes mencionados.

También se sentaron en el palco de honor, Felipe Rojas Alou, el exlanzador de los Gigantes, Juan Marichal, Inmortal de Cooperstown; Osvaldo Virgil, primer dominicano en jugar en las Grandes Ligas y cuyo debut se produjo en 1956 con los Gigantes cuando estaban en Nueva York y el exjardinero de los Gigantes, Jesús Rojas Alou.