La temporada de béisbol profesional dominicano ya jugó su quinta parte y los Gigantes del Cibao no ceden. Con récord de 9-2, los nordestanos transitan cómodos hacia una clasificación temprana. Resta mucha pelota, es cierto, pero la corta serie regular de 50 partidos se define desde las primeras jornadas.

La ventaja de tres juegos y medio sobre los ocupantes del segundo lugar, Escogido y Estrellas (5-5), ofrece comodidad a los inquilinos del Julián Javier. Cuando nos vamos a los números, desde la superficie emergen estadísticas que explican con notable elocuencia la situación del conjunto. 

Los Gigantes son los mejores en bateo colectivo con .281, lejos del siguiente en la lista (Águilas .248) y también son el equipo de mejor efectividad con 1.93, 101 puntos mejor que la segunda (Escogido 2.84).  

Ramón Torres (.429-2-4) es el jugador de más impacto para los Gigantes en este inicio de temporada. Su procentaje de embasarse es un astronómico (.452) y es líder de bateo, imparables (18) y anotadas (11).
Hanser Alberto es otro “abusador” del pitcheo en los primeros 11 juegos de su equipo. Batea .429, solo superado por Torres y es líder de remolcadas con 10, al tiempo que empata como segundo en jonrones (2). “El Potro” es un jugador de cartel en la liga que pasó el verano como suplente de los Vigilantes. Garabez Rosa (.333) es otro bateador sobresaliente de los Gigantes.

En el picheo, el importado Terry Doyle ha hecho estragos ante sus rivales con récord de 1-0 y efectividad de 0.60 en tres presentaciones y 15 entradas de labor. Su WHIP es .093 y compila 14 ponches con siete hits e igual número de boletos.

El veterano Chad Gaudin ha cumplido en el rol de cerrador con cinco presentaciones e igual números de entradas en blanco. Apenas ha admitido un hit y dos boletos con cinco ponches. A Alex Asher sólo se le han embasado nueve hombres (ocho hits y un boleto) en 16.1 entradas y tres aperturas. Su WHIP es 0.55 con efectividad de 1.10 y la oposición apenas le batea .143.

La temporada aún es joven pero por algo dice el pueblo que quien da “alante” da dos veces. La carrera es hasta el 21 de diciembre, en su primera etapa.