Los intereses económicos y la idea de una Superliga Europea han enfrentado a las 25 mayores ligas con el órgano rector